¿Cómo afrontar el primer día de clases?

El primer día de clases.

Para muchos profesores el primer día de clase es una mezcla de emociones, se avecinan retos, expectativas, un grupo nuevo, un trabajo nuevo, una nueva experiencia. Todos, tanto estudiantes como docentes, hemos sentido ansiedad, estrés y miedos en cuanto a esta nueva etapa que comienza. El inicio de clases marca un momento importante en la vida académica de todos y es importante contemplar y preparar algunas estrategias didácticas que pueden ayudar a realizar una buena primera clase.

Estos son algunos consejos útiles. Estos pueden ser modificados o adaptados según el contexto académico.

Relájate, el estrés y la ansiedad se notan y son contagiosos. Recuerda que eres capaz de realizar lo que quieres, siempre hay que tener una actitud positiva frente a lo nuevo y a los retos.

Tu actitud es fundamental; transmite confianza, respeto, dominio de tu tema y de tu espacio de clase, camina por el aula y nunca olvides que tu objetivo es el aprendizaje de tus estudiantes. Preséntate con esta actitud.

Haz que tus estudiantes se presenten pero cuidado, hay estudiantes muy tímidos, entonces busca actividades dinámicas y lúdicas, nunca impuestas, para que conozcas al grupo y para que se conozcan entre ellos. Dejo este enlace con algunas ideas: http://laclasedeele.blogspot.ca/2011/07/juegos-y-dinamicas-para-los-primeros.html

Presenta tu plan de curso o tu programa de estudio, explica los contenidos teóricos y prácticos, haz un énfasis especial en la manera cómo van a ser evaluados y, si la institución donde trabajas te lo permite, negocia con ellos algunas de las formas de evaluación. Al hacer partícipe al estudiante de tus decisiones abres las puertas al dialogo y a la confianza. Es importante que analices tu caso, puesto que algunos profesores prefieren no ser flexibles con este tema, y es aceptable.

Si tienes un grupo de nivel A1, sin conocimientos de la lengua meta o de la lengua que vas a enseñar, es recomendable presentar algunos contenidos o información de la primera clase en la lengua materna de los estudiantes o la lengua de comunicación del grupo (en algunos casos es el inglés) para que no haya un choque lingüístico en los estudiantes y para que la información suministrada quede clara.

Si tienes grupos grandes o trabajas con adolescentes o grupos difíciles, deja tus reglas de convivencia y de gestión de clase claras; es indispensable que tus estudiantes sepan lo que no está permitido en tu clase y las consecuencias de estos comportamientos. Esto favorece un ambiente propicio para el aprendizaje y te evitará problemas disciplinarios futuros.

Realiza un cuestionario para conocer mejor a tus estudiantes, para saber sobre sus intereses, gustos, necesidades lingüísticas, conocimientos previos y sus estilos de aprendizaje. Este cuestionario puede ser resuelto en la lengua materna de los estudiantes si están en un nivel A1 o A2. El objetivo de esta mini encuesta es tener herramientas suficientes para la preparación de clases y actividades que favorezcan la motivación y el interés de los alumnos por la materia.

Si tienes tiempo, presenta algunas nociones de la lengua meta. Los estudiantes necesitan irse a casa con algún contenido de la clase y hazlo de forma lúdica, sin presiones, preséntalo fácil. De esta manera se familiarizan con tu forma de enseñar y les queda una pequeña tarea o deber para la próxima clase.

Despídete de tus estudiantes, muestra una actitud positiva frente a este nuevo curso, frente a esta nueva clase que acaba de comenzar y si alcanzaste a memorizar algunos nombres de tus estudiantes, díselos. Ellos lo apreciarán.

No olvides estar atento a las características, necesidades e intereses de tu grupo o de tu clase privada. Sobre estos principios se funda la clase de lenguas que favorece el aprendizaje y facilita tu labor. No te desanimes si algo falla; lo importante es aprender de los errores y mantener una actitud positiva contagiosa.


Entradas populares